Idiomas:

Noticias

26 Giugno, 2023 / Oblatas
Virgen del Perpetuo Socorro, iconografía ligada a la espiritualidad de redención

La Virgen del Perpetuo Socorro es, desde los orígenes, legado que los fundadores han dejado a la Congregación Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor.

En la iglesia de la Casa Madre en Ciempozuelos, Ella, fiel compañera de camino, es testigo de la devoción, fidelidad y amor de quienes se han confiado a ella a lo largo de los años.

En el año 1884, Antonia María de Oviedo y Schönthal, fundadora de la Congregación, da los pasos oportunos y adquiere la copia auténtica de la Virgen del Perpetuo Socorro, entregada en Roma por el padre Nicolás Mauron, Superior General de la Congregación del Santísimo Redentor.

Los Redentoristas hacía ya mucho tiempo que habían recibido del Papa IX el icono del Perpetuo Socorro con el encargo de dar culto a María bajo esta advocación y divulgar la devoción.

Veneración en cada casa

“La propia Madre Antonia supo apreciar desde el principio la simbología y significado de este icono, y parece que procuró que en cada casa se pudiera venerar la figura de María en una iconografía tan ligada a la espiritualidad de redención como la que ofrece el icono del Perpetuo Socorro”, explica María Luisa Rodríguez, hermana oblata que ha realizado estudios sobre temas concretos de la Congregación, apoyándose en documentos del Archivo General.

En la actualidad, esta imagen se venera en muchas casas de las Hermanas Oblatas se venera, incluso algunas conservan la copia del original, señala María Luisa Rodríguez: “Me constan el de Ciempozuelos (nº 976 y firma del P. Nicolas Mauron), el de Santiago y el de Jerez. Seguro que habrá alguno más de la época de la Madre. Posteriores son el de Río de Janeiro y el de Murcia” y añade que en las casas abiertas en tiempos de la Madre Antonia es posible que tuvieran todas.

Espiritualidad redentorista

“El Padre Serra y la Madre Antonia, en su deseo de dar continuidad a la obra iniciada en Ciempozuelos en 1864, solicitan la ayuda del Superior General de los Redentoristas, P. Nicolas Mauron, quien, el 9 de julio de 1869 reconoce a Antonia y a sus compañeras presentes y futuras, como ‘Oblatas del Santísimo Redentor’, a modo de orden tercera de la Congregación del Santísimo Redentor”, señala la hermana María Luisa Rodríguez.

Es “fácilmente deducible”, apunta la hermana, que en la relación institucional percibieran los fundadores una estrecha vinculación entre la Madre del Socorro y la Obra iniciada, “…perpetuas serán las necesidades y perpetuas las luchas… pero las Oblatas cobrarán aliento al pensar que tienen perpetua ayuda en María”, palabras de la Madre fundadora.

 

Galería de imágenes

Volver
Evidenziate
Comunità Oblate in diversi paesi
Articoli, studi e notizie
Delle nostre sorelle e laici
Le donne che abbiamo accompagnato

    NEWSLETTER

    Iscriviti alla nostra news per ricevere notifiche

    Ho letto e accettato la politica sulla privacy